En colaboración con:

Todo lo que debes saber sobre el Estatuto de los Trabajadores

Hemos hablado de bolsa de horas, de reducción de la jornada laboral o de horas complementarias, pero todos estos artículos sobre los derechos laborales del trabajador publicados en nuestro blog de RR.HH. tienen una normativa en común: el Estatuto de los Trabajadores. Si te pica la curiosidad por saber qué otros derechos se te pueden estar escapando, te explicamos qué es este estatuto, cuáles son sus pilares clave y cómo funciona.

1. ¿Qué es el Estatuto de los Trabajadores?

Tal y como recoge la Constitución en el artículo 35 del Real Decreto 2/2015, todas las empresas y empresarios deben cumplir con el Estatuto de Trabajadores. Pero, ¿qué entendemos por el Estatuto de los Trabajadores? El Estatuto de los Trabajadores es una pieza fundamental de la legislación laboral en muchos países, incluyendo España. Se trata de una normativa que establece los derechos y obligaciones de los trabajadores y empresas en el ámbito laboral. Su principal objetivo es regular las relaciones laborales y garantizar un marco jurídico que proteja los intereses de ambas partes, pero especialmente los del trabajador, pues es quien habitualmente se encuentra en desventaja frente al poder y el mandato del empresario.

Este estatuto abarca una amplia gama de cuestiones con la finalidad de garantizar un entorno laboral justo y equitativo: desde las condiciones de trabajo y los contratos laborales hasta la seguridad en el empleo y la resolución de conflictos laborales. Define aspectos cruciales como la jornada laboral, los descansos, el salario mínimo, las vacaciones o los permisos, así como los procedimientos para el despido y la contratación. El Estatuto de los Trabajadores también reconoce el derecho de los trabajadores a la negociación colectiva y a la representación sindical, promoviendo la participación de los empleados en la toma de decisiones relacionadas con sus condiciones laborales.

1.1 Antecedentes y evolución del Estatuto

Para hablar de los orígenes del Estatuto de los Trabajadores debemos remontarnos a finales del siglo XIX. Fue entonces, durante la Primera República Española (1873-1874), que comenzaron a promulgarse las primeras leyes laborales en España. Sin embargo, no acabaron de consolidarse y no sería hasta la Segunda República Española y, más concretamente, con la Ley de Contrato de Trabajo aprobada en 1931, que comenzaron a establecerse regulaciones laborales como el derecho de sindicación y la limitación en la jornada laboral. La senda se abrió con esta primera legislatura, pero a finales de los años 70, durante la Transición Democrática, fue cuando comenzó a redactarse el Estatuto de los Trabajadores que conocemos hoy en día.

Una vez redactada y publicada la Constitución, que reconocía los derechos laborales y la libertad sindical como principios fundamentales, el Estatuto de los Trabajadores vio finalmente la luz en el año 1980. Ya entonces estableció la jornada laboral, el salario mínimo, la protección contra el despido injustificado o la negociación colectiva, pero desde aquel momento ha sufrido diversas reformas con la finalidad de adaptarse a las situaciones económicas y laborales cambiantes que han ido sucediéndose. Conozcamos cuáles han sido las reformas más destacadas y qué proponen cada una de ellas:

  • Reforma de 1984: esta reforma introdujo medidas para flexibilizar el mercado laboral, permitiendo la contratación temporal y promoviendo la formación profesional.
  • Reforma de 1994: estableció disposiciones para la regulación de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) y se fomentó la contratación a tiempo parcial.
  • Reforma de 2001: se centró en la regulación de los contratos temporales y la introducción de la figura de los contratos para la formación y el aprendizaje.
  • Reforma de 2010: esta fue una reforma especialmente importante pues introdujo cambios significativos en áreas como la negociación colectiva, la indemnización por despido y la contratación temporal. Se redujo la indemnización por despido improcedente y se fomentaron los contratos temporales y el despido procedente con indemnización reducida.
  • Reforma de 2012: implementó medidas adicionales de flexibilización laboral, como la facilitación de los despidos colectivos y la reducción de las prestaciones por desempleo.
  • Reforma de 2013: introdujo cambios en la regulación de los contratos a tiempo parcial y se promovió la contratación indefinida.
  • Reforma de 2015: realizó ajustes en la regulación de la contratación temporal y promovió los contratos de formación y aprendizaje.
  • Reformas posteriores: a lo largo de los años se han ido realizando reformas adicionales, véase la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo en 2017, y otras medidas específicas en respuesta a situaciones de crisis económica como fue la crisis financiera del 2008.
  Contrato de interinidad: Guía 2023

Una de las incertidumbres que más inquieta a los trabajadores es también la perspectiva futura de sus derechos laborales. El Estatuto de los Trabajadores juega un papel fundamental en el rumbo que puede tomar este aspecto, por lo que algunas tendencias y desafíos que pueden ser relevantes de cara al futuro son los siguientes:

  • Teletrabajo: la creciente adopción del trabajo digital podría requerir una adaptación del Estatuto para abordar cuestiones como el derecho al teletrabajo, la desconexión digital y la seguridad laboral en entornos remotos.
  • Flexibilidad laboral: una demanda cada vez más creciente que podría provocar ajustes en las regulaciones de los contratos temporales, la jornada laboral y la negociación colectiva para adaptarse a las necesidades cambiantes de los trabajadores y las empresas.
  • Sostenibilidad y responsabilidad social: la creciente consciencia ambiental y social podría llevar a la incorporación de cláusulas relacionadas con la sostenibilidad y la responsabilidad social en los contratos laborales, así como en las negociaciones colectivas.
  • Igualdad de género: la promoción de la igualdad de género en el lugar de trabajo seguirá siendo un objetivo importante. Es posible que se implementen medidas específicas para abordar la brecha salarial y las oportunidades de empleo.
  • Regulación de plataformas digitales y economía gig: la regulación de trabajadores que prestan servicios a través de plataformas digitales y la economía gig podría requerir una revisión del Estatuto para garantizar la protección laboral de estos trabajadores.
  • Envejecimiento de la población y jubilación: con una población cada vez más envejecida, podrían surgir problemas y cuestiones relacionadas con la prolongación de la vida laboral, la jubilación y la seguridad social, lo que podría requerir cambios en las regulaciones laborales y de pensiones.

2. Derechos laborales que recoge el Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores contempla diversos derechos laborales que son fundamentales para proteger los intereses y el bienestar de los trabajadores en España y establecen las normativas que rigen las relacionales laborales en el país. Estos son los siguientes:

  • Jornada de trabajo: establece la duración máxima de la jornada laboral, que generalmente es de 40 horas semanales. También regula los descansos durante la jornada y las horas extraordinarias, estableciendo limitaciones en su realización y el pago correspondiente por estas horas adicionales.
  • Salario mínimo: el Estatuto aborda la fijación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que es el salario más bajo que un empresario puede pagar a un trabajador. Además, establece regulaciones sobre las condiciones salariales, como el pago de horas extras, los complementos salariales y las pagas extras.
  • Vacaciones y permisos: los trabajadores tienen derecho a un período mínimo de vacaciones pagadas al año, que suele establecerse en los 30 días laborables. Además, el estatuto reconoce diversos permisos y licencias por motivos personales, como maternidad, paternidad, enfermedad y cuidado de familiares.
  • Igualdad y no discriminación: prohíbe la discriminación en el empleo basada en el género, la orientación sexual, la raza, la religión o la discapacidad, entre otros factores. También establece medidas para promover la igualdad de género, incluyendo la equiparación salarial entre hombres y mujeres.
  • Seguridad y salud en el trabajo: el Estatuto establece normativas relacionadas con la seguridad en el trabajo y la prevención de riesgos laborales. Obliga a los empleadores a proporcionar un entorno de trabajo seguro y saludable y a adoptar medidas para prevenir accidentes y enfermedades laborales.
  • Contratos laborales: regula los diferentes tipos de contratos laborales, como los contratos indefinidos, los temporales, los de formación y aprendizaje, entre otros. Define las condiciones y los derechos específicos de cada tipo de contrato.
  • Despido y extinción de contratos: establece las causas justificadas para la finalización de un contrato de trabajo, así como las indemnizaciones correspondientes en caso de despido improcedente. También regula los procedimientos de despido y los plazos para la notificación.
  • Negociación colectiva: el Estatuto fomenta y regula la negociación colectiva entre empresa y trabajador, permitiendo la creación de convenios colectivos que regulen las condiciones de trabajo en sectores específicos o empresas.
  • Representación sindical: reconoce el derecho de los trabajadores a estar representados por sindicatos y garantiza la libertad sindical. Establece normativas sobre la elección de delegados sindicales y sus funciones.
  • Derechos de los trabajadores autónomos: regula los derechos y las obligaciones específicas de los trabajadores autónomos, como la cotización a la SS, la gestión de sus propios impuestos y la protección social.
  • Procedimientos de reclamación y resolución de conflictos: establece los procedimientos disponibles para que los trabajadores presenten reclamaciones laborales y resuelvan disputas con los empleadores, incluyendo la posibilidad de acudir a los tribunales laborales.
  • Protección de datos y privacidad laboral: garantiza la protección de la privacidad y los datos personales de los trabajadores en el ámbito laboral, estableciendo límites para la recopilación y el uso de la información personal por parte de la empresa.
Estatuto de los Trabajadores

3. Contratos de trabajo del Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores regula los diferentes tipos de contratos laborales que pueden realizarse en España. Estos contratos determinan las condiciones específicas de empleo y la relación entre el empleador y el trabajador. Algunos de los contratos más comunes y sus características clave son:

  • Contrato indefinido: Este es el tipo de contrato más estable. No tiene una fecha de finalización previamente definida y puede ser a jornada completa o a tiempo parcial. Los trabajadores con contratos indefinidos tienen derechos más sólidos en términos de seguridad laboral y acceso a beneficios sociales. Para finalizar este contrato, el empleador debe proporcionar una justificación válida y, en caso de despido, pagar una indemnización específica, a menos que el despido sea procedente.
  • Contrato temporal: Los contratos temporales se utilizan para empleos de duración determinada, como cubrir una demanda estacional o proyectos específicos. Pueden tener una duración máxima legal y están sujetos a regulaciones específicas para evitar un uso excesivo de este tipo de contrato.
  • Contrato de formación y aprendizaje: Este contrato está diseñado para jóvenes que desean adquirir formación en un puesto de trabajo. Combina trabajo remunerado con formación teórica y tiene una duración determinada. Los empleadores pueden beneficiarse de reducciones de las cotizaciones a la Seguridad Social al contratar a través de este tipo de contrato.
  • Contrato a tiempo parcial: Este contrato implica una jornada laboral reducida en comparación con un contrato a tiempo completo. Los trabajadores a tiempo parcial tienen los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo en proporción a su jornada laboral. El Estatuto de los Trabajadores establece regulaciones específicas para proteger los derechos de los trabajadores a tiempo parcial y prevenir la discriminación.
  • Contrato de prácticas: Los contratos de prácticas son utilizados para que estudiantes y recién graduados adquieran experiencia en el mundo laboral mientras continúan su formación académica. Estos contratos suelen ser temporales y pueden tener una duración máxima. Los empleadores pueden beneficiarse de reducciones de las cotizaciones a la seguridad social al ofrecer contratos de prácticas.
  • Contrato de interinidad: Se utiliza para cubrir temporalmente una vacante en un puesto de trabajo debido a la ausencia de un empleado, como una baja por maternidad o una incapacidad temporal. El contrato de interinidad tiene una duración determinada y se extingue una vez que se reincorpora el empleado ausente.
  ¿Te pueden obligar a hacer bolsa de horas en tu trabajo?

4. Procedimientos y resolución de conflictos del Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores establece procedimientos y mecanismos para la resolución de conflictos laborales que pueden surgir entre los trabajadores y los empresarios. Estos procedimientos son fundamentales para garantizar que los derechos de ambas partes se protejan de manera justa y equitativa. Algunos aspectos clave de la resolución de conflictos son:

  • Reclamaciones laborales: los trabajadores tienen derecho a presentar reclamaciones ante sus jefes en caso de discrepancias o problemas laborales. Por ejemplo, si un trabajador cree que no ha recibido el salario adecuado o ha sido objeto de un despido injustificado puede presentar una reclamación formal.
  • Proceso de conciliación: en muchos casos, se requiere un proceso de conciliación previamente a emprender acciones legales. Un conciliador, generalmente asignado por una entidad independiente como el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC)­ –todas las CCAA disponen de uno–, intentará facilitar un acuerdo entre las partes en conflicto.
  • Proceso de arbitraje: si la conciliación no tiene éxito y el conflicto persiste, las partes pueden recurrir al arbitraje. El arbitraje es un proceso en el cual un árbitro independiente y neutral escucha los argumentos de ambas partes y toma una decisión vinculante.
  • Procedimientos judiciales: en última instancia, si las partes no pueden resolver el conflicto mediante la conciliación o el arbitraje, el trabajador puede llevar el caso a los tribunales laborales. Estos tribunales especializados en cuestiones laborales tienen la autoridad para resolver disputas y tomar decisiones legales.
  • Despido y extinción de contratos: el Estatuto regula los procedimientos y plazos para el despido de trabajadores. Se establece que el empresario debe notificar por escrito las causas del despido y ofrecer una indemnización en caso de despido improcedente. El trabajador tiene derecho de impugnar el despido y buscar su reinstalación o una indemnización adecuada.
  • Acciones legales por discriminación o represalias: los trabajadores que consideren que han sido objeto de discriminación o represalias en el lugar de trabajo tienen derecho a presentar denuncias ante las autoridades laborales y buscar reparación legal.
  • Derecho a la tutela judicial efectiva: el Estatuto reconoce el derecho de los trabajadores a la tutela judicial efectiva, lo que significa que tienen el derecho de acceder a un proceso judicial justo y recibir una resolución justa de sus disputas laborales.
  • Plazos para la presentación de reclamaciones: el Estatuto establece plazos para la presentación de reclamaciones laborales, lo que significa que los trabajadores deben presentar sus quejas dentro de un período de tiempo específico una vez que se produce el conflicto o la violación de sus derechos. Este intervalo de tiempo varía según el tipo de reclamación o situación específica, véase el despido (20 días hábiles desde la fecha de notificación) o reclamaciones salarias (un año desde la fecha que deberían haberse abonado esos salarios).
  • Protección contra represalias: el Estatuto prohíbe que los empleadores tomen represalias contra los trabajadores que ejerzan sus derechos de presentar reclamaciones laborales o denunciar irregularidades en el lugar de trabajo.
  Resolvemos las 10 dudas más frecuentes sobre las horas extraordinarias

En definitiva, podemos definir el Estatuto de los Trabajadores como la base a partir de la cual se garantizan y protegen los derechos laborales de los trabajadores en situaciones desventajadas en sus puestos de trabajo o en sus relaciones laborales.

Etiquetas
Compartir
Laura Sierra
Redactora de contenidos en Inology. Graduada en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad de La Sabana.
Categorías
  • Los artículos más leídos de Normativa
  • Redes sociales
    Últimas noticias
    Newsletter
    Los artículos más
    leídos del Blog
    Solicitar demo

      Ver condiciones

      Artículos relacionados

      Aprende cómo los permisos retribuidos afectarán a tu lugar de trabajo en 2024. Esta guía completa ofrece detalles sobre las leyes y gestión de permisos

      ...

      En el complejo entramado del mundo empresarial, el cumplimiento normativo laboral es uno de los pilares fundamentales para el bienestar de los trabajadores y la

      ...

      Como es habitual durante estas fechas, llega el período de declaración de la renta. Momento en el que los contribuyentes deben presentar el Impuesto de

      ...

      Según el estudio “III Barómetro LHH Executive sobre Liderazgo Directivo en España”, realizado por Adecco, el 38,95% de los managers tiene previsto hacer contrataciones en 2024. Debemos

      ...

      En los últimos años ha habido diversas modificaciones en los tipos de despido y las indemnizaciones a las que tienen derecho los trabajadores afectados. Por

      ...

      Según el informe de absentismo laboral en España realizado por Randstad, basado en la Encuesta Trimestral de Coste Laboral del Instituto Nacional de Estadística, más

      ...

      Solicitar una demostración

        Consigue la Guía rellenando este formulario

          ¿Te tienes que ir? ¡No hay problema!

          Pero antes, descarga nuestra guía “Política integral de gestión del tiempo” y descubre cuáles son las herramientas necesarias para gestionar de manera eficiente los procesos relacionados con la gestión del tiempo y cómo diseñar una política efectiva y práctica para tu empresa.