Sociedad Anónima y Sociedad Limitada: ¿cuáles son las diferencias?

En el mundo empresarial, la elección de la estructura societaria adecuada puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Dos de las formas jurídicas más comunes son la Sociedad Limitada (SL) y la Sociedad Anónima (SA), cada una con sus propias características, ventajas y desventajas. ¡Te ayudamos a comprender cuál podría ser la opción más adecuada para tu proyecto empresarial!

1. Importancia de la elección de la estructura societaria

La elección de la estructura societaria es un paso fundamental para cualquier emprendedor, ya que determinará aspectos clave de la empresa como la responsabilidad de los socios, la forma de gestión, la fiscalidad y la flexibilidad operativa. La estructura societaria adecuada puede influir en la viabilidad del negocio, su capacidad para atraer inversores y su adaptabilidad a cambios en el entorno empresarial y legal.

Al elegir entre una sociedad anónima (SA) o una sociedad limitada (SL), es crucial evaluar cuidadosamente las necesidades y objetivos específicos de la empresa, así como considerar diversos factores como el tamaño, el sector de actividad, la estructura de propiedad y la estrategia de crecimiento. Una elección acertada puede brindar ventajas competitivas y facilitar el cumplimiento de las obligaciones legales y fiscales.

1.1 Definición de Sociedad Anónima (SA)

Una sociedad anónima (SA) es una forma jurídica de empresa en la que el capital social está dividido en acciones y la responsabilidad de los accionistas se limita al capital que han invertido en la empresa.

Las SA suelen ser utilizadas para empresas de gran tamaño o con proyección internacional, ya que ofrecen mayor flexibilidad para la obtención de financiamiento a través de la emisión de acciones en bolsa y permiten la participación de un gran número de accionistas.

1.2 Definición de Sociedad Limitada (SL)

Una sociedad limitada (SL) es una forma jurídica de empresa en la que el capital social está dividido en participaciones sociales y la responsabilidad de los socios se limita al capital que han aportado a la empresa.

Las SL son adecuadas para empresas de tamaño mediano o pequeño, ya que ofrecen una estructura de gestión más sencilla y menos requisitos formales en comparación con las SA. Además, las SL suelen ser preferidas por emprendedores y pequeños empresarios debido a su menor complejidad y costes de constitución y administración.

1.3 Diferencia entre una SA y una SL

La principal diferencia entre una sociedad anónima (SA) y una sociedad limitada (SL) radica en la forma en que se estructuran y operan. En una SA, el capital social está representado por acciones, mientras que en una SL, el capital social está representado por participaciones sociales. Además, en una SA, puede haber un número ilimitado de accionistas, mientras que en una SL el número de socios está limitado por ley.

Otra diferencia importante es la forma en que se gestionan. Las SA suelen tener una estructura de gobierno más compleja, con una junta de accionistas, un consejo de administración y una dirección ejecutiva, mientras que las SL suelen tener una estructura más simple, con uno o varios administradores que pueden ser los propios socios.

En cuanto a la responsabilidad de los socios, en ambas formas societarias esta se encuentra limitada al capital aportado, pero en la SA los accionistas pueden tener una responsabilidad adicional limitada a sus acciones suscritas.

Estas diferencias deben ser consideradas cuidadosamente en el momento de elegir la estructura societaria más adecuada para cada empresa, tomando en cuenta sus necesidades, objetivos y circunstancias específicas.

2. Responsabilidad de los socios

La responsabilidad de los socios en una empresa es un aspecto fundamental que determina hasta qué punto están obligados a responder por las deudas y obligaciones de la compañía.

Como comentábamos anteriormente, en ambas estructuras organizativas la responsabilidad de los socios o accionistas está limitada al capital aportado en la empresa, lo que proporciona una protección adicional a su patrimonio personal. Pero también observamos matices en esta responsabilidad que descubriremos a continuación.

  Técnicas de venta: estrategias efectivas para el departamento comercial

2.1 Responsabilidad en una Sociedad Limitada

En una sociedad limitada (SL), los socios tienen una responsabilidad limitada, lo que significa que su responsabilidad está restringida al capital que han aportado a la empresa. Esto implica que si la empresa incurre en deudas o enfrenta demandas legales, los socios no están obligados a utilizar su patrimonio personal para cubrir esas deudas, a menos que hayan incurrido en actos de mala administración o imprudencia grave.

La limitación de responsabilidad es una de las principales ventajas de optar por una estructura de sociedad limitada. Proporciona a los socios una protección adicional, lo que les permite emprender actividades comerciales sin arriesgar su patrimonio personal más allá de su inversión en la empresa.

2.2 Responsabilidad en una Sociedad Anónima

En una sociedad anónima (SA), los accionistas también disfrutan de una responsabilidad limitada, lo que significa que su responsabilidad está limitada al capital que han invertido en la empresa. Al igual que en el caso de las sociedades limitadas, los accionistas no son personalmente responsables de las deudas u obligaciones de la empresa más allá de su participación en el capital social.

Sin embargo, en algunas jurisdicciones y en ciertas circunstancias excepcionales, los accionistas de una sociedad anónima pueden enfrentar responsabilidad adicional si se demuestra que han actuado de manera negligente, fraudulenta o con mala fe en la gestión de la empresa. En tales casos, los accionistas pueden ser responsables de las deudas de la empresa en la medida en que se demuestre su participación en tales acciones.

Descubre las ventajas de automatizar la gestión de gastos

3. Capital social

Han sido múltiples las ocasiones que en este artículo se ha nombrado el concepto de capital social, por ello es relevante conocer de qué se trata cuando hablamos de sociedad anónima y sociedad limitada. El capital social es el monto total de dinero o valor que los socios o accionistas aportan a una empresa en el momento de su constitución o durante su vida útil. Este capital proporciona respaldo financiero a la empresa y determina la extensión de los recursos disponibles para financiar sus operaciones y proyectos.

3.1 Requisitos de capital en una SA

En una sociedad anónima (SA), los requisitos de capital pueden variar según la legislación de cada país y el tipo de actividad de la empresa. Generalmente, las SA tienen un capital social mínimo establecido por ley ­(60.000€ en España), el cual puede ser un monto fijo o un porcentaje del capital autorizado.

Además, algunas jurisdicciones pueden requerir que una parte del capital social se suscriba y se desembolse en el momento de la constitución de la empresa, mientras que el resto puede ser autorizado, pero no desembolsado.

El capital social en una SA se divide en acciones, que representan partes iguales del capital social y pueden ser emitidas en diferentes clases, como acciones ordinarias y preferentes. El valor nominal de cada acción y el número total de acciones autorizadas y emitidas deben estar especificados en los estatutos de la empresa.

3.2 Requisitos de capital en una SL

En una sociedad limitada (SL), los requisitos de capital suelen ser menos estrictos en comparación con una SA (de un mínimo de 1€ en España gracias a la Ley “Crea y Crece”). La mayoría de las veces, las SL tienen la libertad de fijar su propio capital social, que puede ser determinado por los socios según sus necesidades financieras y la naturaleza del negocio.

En muchas jurisdicciones, no hay un capital social mínimo establecido para las SL, lo que brinda flexibilidad a los emprendedores y pequeños empresarios para establecer empresas con un capital inicial bajo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que un capital social insuficiente puede limitar la capacidad de la empresa para atraer inversores y acceder a ciertos tipos de financiamiento.

4. Estructura organizativa

La estructura organizativa de una empresa determina cómo se distribuyen las responsabilidades de gestión y toma de decisiones dentro de la organización. Tanto en una sociedad limitada (SL) como en una sociedad anónima (SA), existen órganos de gobierno que desempeñan roles específicos en la dirección y administración de la empresa.

4.1 Órganos de gobierno en una SL

En una sociedad limitada (SL), la estructura organizativa suele ser más simple en comparación con una SA. Los órganos de gobierno principales en una SL suelen ser:

  • Junta General de Socios: Es el órgano supremo de la sociedad y está compuesto por todos los socios. En la junta general se toman decisiones importantes para la empresa, como la modificación de los estatutos sociales, la aprobación de cuentas anuales y la distribución de dividendos.
  • Administrador o Administradores: Son las personas encargadas de la gestión y representación legal de la empresa. Pueden ser socios o terceros designados por la junta general de socios. Su función es dirigir las operaciones diarias de la empresa y tomar decisiones en nombre de la sociedad, de acuerdo con las disposiciones legales y estatutarias.
  ¿Qué es el CVV y cómo protegerlo?

La estructura de una SL puede variar según las necesidades y preferencias de los socios, y es común que existan disposiciones adicionales en los estatutos sociales para regular la organización y funcionamiento de la empresa.

sociedad anónima y sociedad limitada

4.2 Órganos de gobierno en una SA

En una sociedad anónima (SA), la estructura organizativa tiende a ser más compleja debido al tamaño y la naturaleza de la empresa. Los principales órganos de gobierno en una SA suelen ser:

  • Junta General de Accionistas: Es el órgano supremo de la sociedad y está compuesto por todos los accionistas. Al igual que en la SL, en la junta general se toman decisiones importantes para la empresa, como la elección de los miembros del consejo de administración, la aprobación de cuentas anuales y la distribución de dividendos.
  • Consejo de Administración: Es el órgano encargado de la gestión y representación legal de la empresa. Está compuesto por un grupo de personas, denominadas consejeros, que son elegidos por la junta general de accionistas. El consejo de administración tiene la responsabilidad de establecer la estrategia empresarial, supervisar la gestión ejecutiva y tomar decisiones clave para el negocio.
  • Director General: Es el ejecutivo principal de la empresa y es designado por el consejo de administración. Su función es dirigir las operaciones diarias de la empresa y ejecutar las políticas y decisiones adoptadas por el consejo.

La estructura de una SA puede ser más formal y está sujeta a regulaciones específicas según la legislación de cada país y las disposiciones del mercado de valores, especialmente si la empresa cotiza en bolsa.

5. Constitución y requisitos legales

La constitución de una empresa, ya sea una sociedad anónima (SA) o una sociedad limitada (SL), implica una serie de pasos y requisitos legales que deben cumplirse de acuerdo con la legislación vigente en el país donde se pretenda establecer la empresa y la realización de los trámites necesarios ante las autoridades competentes para obtener el reconocimiento legal y la personalidad jurídica de la empresa.

5.1 Proceso de constitución de una Sociedad Anónima y sus requisitos legales

El proceso de constitución de una sociedad anónima suele implicar los siguientes pasos y requisitos legales:

  • Elaboración de estatutos sociales: Se redactan los estatutos sociales que establecerán las normas de funcionamiento y organización de la empresa, incluyendo la denominación social, el objeto social, el domicilio social, el capital social, la estructura de órganos de gobierno, entre otros aspectos.
  • Aporte del capital social: Los accionistas deben aportar el capital social mínimo requerido según lo establecido por la legislación del país. Este capital puede ser desembolsado en efectivo o mediante la aportación de bienes o derechos.
  • Escritura pública: Los estatutos sociales y la información relacionada con la constitución de la empresa deben formalizarse mediante una escritura pública ante notario, la cual se inscribirá en el registro mercantil correspondiente.
  • Obtención de la autorización de funcionamiento: En algunos países, se requiere obtener una autorización o licencia de funcionamiento por parte de las autoridades competentes antes de comenzar las operaciones comerciales.
  • Inscripción en el registro mercantil: Una vez otorgada la escritura pública y cumplidos los requisitos legales, la empresa debe inscribirse en el registro mercantil para obtener su reconocimiento legal y adquirir personalidad jurídica.

Los requisitos específicos para la constitución de una sociedad anónima pueden variar según la legislación de cada país y pueden estar sujetos a regulaciones adicionales si la empresa tiene la intención de cotizar en bolsa.

5.2 Proceso de constitución de una Sociedad Limitada y sus requisitos legales

El proceso de constitución de una sociedad limitada implica pasos iguales a los de una sociedad anónima, pero con algunos matices:

  • Elaboración de estatutos sociales: Se redactan los estatutos sociales que establecerán las normas de funcionamiento y organización de la empresa, incluyendo la denominación social, el objeto social, el domicilio social, el capital social, la estructura de órganos de gobierno, entre otros aspectos.
  • Aporte del capital social: Los socios deben aportar el capital social mínimo requerido según lo establecido por la legislación del país. Este capital puede ser desembolsado en efectivo o mediante la aportación de bienes o derechos.
  • Escritura pública: Al igual que en una sociedad anónima, los estatutos sociales y la información relacionada con la constitución de la empresa deben formalizarse mediante una escritura pública ante notario, la cual se inscribirá en el registro mercantil correspondiente.
  • Obtención de la autorización de funcionamiento: En algunos países, se requiere obtener una autorización o licencia de funcionamiento por parte de las autoridades competentes antes de comenzar las operaciones comerciales.
  • Inscripción en el registro mercantil: Una vez otorgada la escritura pública y cumplidos los requisitos legales, la empresa debe inscribirse en el registro mercantil para obtener su reconocimiento legal y adquirir personalidad jurídica.
  Políticas retributivas: descubre qué son y cómo se pueden aplicar en las empresas

Al igual que en el caso de una sociedad anónima, los requisitos específicos para la constitución de una sociedad limitada pueden variar según la legislación de cada país y pueden estar sujetos a regulaciones adicionales según las características específicas de la empresa y su actividad comercial.

6. Flexibilidad y gestión

La flexibilidad en la gestión es un aspecto crucial para el funcionamiento efectivo y la adaptabilidad de cualquier empresa. Tanto en una sociedad anónima (SA) como en una sociedad limitada (SL), la flexibilidad en la gestión puede variar según la estructura organizativa, las características específicas de la empresa y las disposiciones legales aplicables.

6.1 Flexibilidad en la gestión de una SA

En una sociedad anónima, la flexibilidad en la gestión puede ser mayor debido a la estructura organizativa más compleja y a la posibilidad de tener una diversidad de accionistas y una junta directiva. Algunos aspectos que contribuyen a la flexibilidad en la gestión de una SA son:

  • Estructura de gobierno: La SA puede tener un consejo de administración que se encarga de establecer la estrategia empresarial y tomar decisiones importantes para la empresa. La composición y funciones del consejo pueden variar según los estatutos sociales y la legislación aplicable.
  • Transferencia de acciones: Los accionistas de una SA tienen la libertad de comprar, vender o transferir sus acciones en el mercado secundario, lo que les permite entrar y salir de la empresa según sus necesidades y preferencias. Esta liquidez en el mercado de valores puede proporcionar flexibilidad financiera a la empresa y a sus accionistas.
  • Adaptabilidad a cambios: Debido a su estructura organizativa más compleja y a la posibilidad de tener un gran número de accionistas, una SA puede ser más adaptable a cambios en el entorno empresarial, como fusiones, adquisiciones o reestructuraciones corporativas.

6.2 Flexibilidad en la gestión de una SL

En una sociedad limitada, la flexibilidad en la gestión puede ser menor en comparación con una SA debido a su estructura organizativa más simple y a la concentración de la propiedad en un número limitado de socios. Sin embargo, algunas características que pueden contribuir a la flexibilidad en la gestión de una SL son:

  • Autonomía de los socios: Los socios de una SL tienen una mayor autonomía para tomar decisiones y gestionar la empresa, ya que no están sujetos a la supervisión de un consejo de administración o a las regulaciones del mercado de valores.
  • Flexibilidad en la toma de decisiones: Al tener una estructura organizativa más simple, una SL puede ser más ágil en la toma de decisiones, lo que le permite adaptarse rápidamente a cambios en el entorno empresarial y responder de manera eficiente a las necesidades del mercado.
  • Facilidad para realizar cambios: Debido a su estructura más flexible y a la concentración de la propiedad en un número limitado de socios, una SL puede ser más fácil de administrar y de realizar cambios en la estructura de la empresa, como la incorporación de nuevos socios o la modificación de los estatutos sociales.

7. Fiscalidad en Sociedad Anónima y Sociedad Limitada

La fiscalidad es un aspecto crucial en la gestión empresarial, y las implicaciones fiscales pueden variar significativamente dependiendo del tipo de sociedad, ya sea una sociedad limitada (SL) o una sociedad anónima (SA).

7.1 Implicaciones fiscales de una SL

En una sociedad limitada, la tributación suele estar más ligada a la figura de los socios que a la propia empresa. Las principales implicaciones fiscales de una SL suelen ser:

  • Impuesto sobre Sociedades: La SL está sujeta al Impuesto sobre Sociedades, que grava los beneficios obtenidos por la empresa. Este impuesto suele tener una tasa que varía según la legislación fiscal del país donde opere la empresa.
  • Tributación de los socios: Los beneficios distribuidos a los socios en forma de dividendos están sujetos a la tributación de las rentas del capital o a la renta personal de los socios, dependiendo de la legislación fiscal aplicable en cada caso.
  • Retenciones y pagos a cuenta: La SL está obligada a practicar retenciones fiscales en determinados pagos, como los sueldos y salarios de los empleados, los honorarios a profesionales, los intereses o los dividendos, y a realizar pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades.

7.2 Implicaciones fiscales de una SA

En una sociedad anónima, las implicaciones fiscales pueden ser más complejas debido a la estructura organizativa y a las disposiciones legales que afectan a las grandes empresas. Algunas implicaciones fiscales de una SA incluyen:

  • Impuesto sobre Sociedades: Al igual que en el caso de una SL, la SA está sujeta al Impuesto sobre Sociedades, que grava los beneficios obtenidos por la empresa. La tasa impositiva puede variar según la legislación fiscal del país donde opere la empresa y otros factores, como el tamaño y el sector de actividad.
  • Tributación de los accionistas: Los accionistas de una SA pueden estar sujetos a la tributación de las rentas del capital o a la renta personal, dependiendo de la forma en que se distribuyan los beneficios de la empresa, ya sea en forma de dividendos o de otras formas.
  • Retenciones y pagos a cuenta: Al igual que en una SL, la SA está obligada a practicar retenciones fiscales en determinados pagos y a realizar pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades.

Es importante tener en cuenta que las implicaciones fiscales pueden variar según la legislación fiscal del país donde opere la empresa y pueden estar sujetas a cambios en la normativa fiscal vigente.

Por lo tanto, es recomendable consultar a un asesor fiscal o a un profesional especializado para obtener información específica y actualizada sobre las implicaciones fiscales de una sociedad limitada o una sociedad anónima.

Organiza tu flujo de notas de gastos y viajes de empresa con Tickelia
Etiquetas
Compartir
Laura Sierra
Redactora de contenidos en Inology. Graduada en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad de La Sabana.
Categorías
  • Los artículos más leídos de Glosario
  • Redes sociales
    Últimas noticias
    Newsletter
    Los artículos más
    leídos del Blog
    Solicitar demo

      Ver condiciones

      Artículos relacionados

      Las empresas tienen la necesidad de presentar estados financieros contables y procesos a sus partes interesadas, como inversionistas, acreedores, clientes y gobiernos. Una auditoría de

      ...

      El Modelo 111 es un formulario tributario esencial en la gestión fiscal de empresas y profesionales en España. En este artículo, exploraremos en detalle qué

      ...

      En este artículo, exploraremos en detalle la importancia de mantener un control preciso de las obligaciones financieras con proveedores, los riesgos asociados a una mala

      ...

      ¿Qué es realmente una factura proforma y por qué es fundamental en el mundo empresarial? ¿Cuál es su función principal y cómo difiere de una

      ...

      Conocer los datos fiscales de tu empresa es importante a la hora de llevar a cabo trámites habituales, como las facturas, así como la declaración

      ...

      Las provisiones contables son una herramienta clave para gestionar los riesgos financieros y asegurarse de que una empresa esté preparada para enfrentar eventos inciertos que

      ...

      Solicitar una demostración

        Consigue la Guía rellenando este formulario

          ¡Descarga nuestra Guía sobre la digitalización de gastos de empresa!

          Descubre cómo automatizar el proceso de gestión de gastos y sus ventajas gracias a nuestra Guía completamente gratuita.