definición de la logística verde

¿Qué es la logística verde y sus beneficios?

¿Te has detenido alguna vez a pensar en el impacto medioambiental que conlleva llevar un producto desde su lugar de producción hasta tu puerta? En la era actual, donde la sostenibilidad es más crucial que nunca, la logística verde se presenta como una solución innovadora y necesaria. Conoce más de esta acá.

1. ¿Qué es la logística verde?

La logística verde, también conocida como logística sustentable o eco-logística, se refiere a la planificación, implementación y control de procesos logísticos de una forma ecológicamente responsable. La idea central es minimizar el impacto ambiental de las actividades logísticas, al mismo tiempo que se mantienen o mejoran los niveles de eficiencia y competitividad.

1.1 El concepto de logística verde abarca varias áreas, entre las cuales se incluyen

  • Transporte eficiente: Se refiere al uso de medios de transporte más eficientes en cuanto a consumo de combustible, así como a la optimización de rutas para reducir la distancia y el tiempo de transporte. También involucra el uso de vehículos con tecnologías limpias, como vehículos eléctricos o híbridos.
  • Embalaje sostenible: La logística verde promueve el uso de materiales de embalaje reciclables, reutilizables o biodegradables y la minimización del uso de materiales de embalaje en general.
  • Optimización de almacenes: Esto implica diseñar y operar almacenes de una manera energéticamente eficiente y utilizando recursos sostenibles. Por ejemplo, un almacén podría tener paneles solares para generar su propia energía o sistemas de iluminación de bajo consumo.
  • Reducción de residuos: La logística verde busca minimizar la cantidad de residuos generados en todas las etapas del proceso logístico, desde el embalaje hasta el desecho de productos.
  • Colaboración entre partes interesadas: La logística verde reconoce que la colaboración entre proveedores, transportistas y clientes es crucial para mejorar la eficiencia y reducir el impacto ambiental.
  • Indicadores y métricas ambientales: Para gestionar y mejorar el rendimiento ambiental, es esencial medir y monitorear el impacto de las actividades logísticas. Esto puede incluir el seguimiento de las emisiones de carbono, el consumo de agua y energía, entre otros indicadores.
  • Formación y concienciación: Educar a los empleados y stakeholders sobre la importancia de la sostenibilidad y cómo pueden contribuir a lograr objetivos ecológicos.

En resumen, la logística verde busca integrar prácticas ecológicas en toda la cadena de suministro, desde la obtención de materias primas hasta la entrega del producto final al consumidor. El objetivo es reducir la huella ambiental y promover la sostenibilidad en el sector logístico.

2. Características de la logística verde

La logística verde tiene varias características distintivas que la diferencian de la logística tradicional. Estas características están orientadas hacia la sustentabilidad y la minimización del impacto ambiental en las operaciones logísticas.

La logística verde no solo beneficia al medio ambiente, sino que también puede ofrecer ventajas competitivas a las empresas, como la reducción de costos, el acceso a nuevos mercados o la mejora de la imagen de marca. Es una evolución natural de la logística en respuesta a los crecientes desafíos ambientales y las demandas de los consumidores por productos y servicios más sostenibles.

Estas son algunas de sus características:

2.1 Sostenibilidad

La sostenibilidad en la logística verde se refiere a la capacidad de llevar a cabo operaciones logísticas de una manera que pueda mantenerse en el tiempo sin agotar recursos, causar daños ambientales significativos o comprometer las necesidades de las generaciones futuras. Se basa en un equilibrio entre los aspectos económicos, sociales y medioambientales de la cadena de suministro.

En el contexto de la logística verde, la sostenibilidad puede desglosarse en las siguientes dimensiones:

2.1.1 Sostenibilidad Ambiental

  • Reducción de emisiones: Minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes derivados del transporte y almacenamiento.
  • Uso eficiente de recursos: Asegurar que los recursos, como el combustible y la energía, se utilicen de la manera más eficiente posible.
  • Minimización de residuos: Reducir, reutilizar y reciclar materiales y productos en todas las etapas de la cadena de suministro.
  • Uso de energías renovables: Incorporar fuentes de energía limpia y renovable en las operaciones logísticas cuando sea posible.

2.1.2 Sostenibilidad Económica

  • Rentabilidad: Asegurar que las prácticas ecológicas no solo sean beneficiosas para el medio ambiente sino también económicamente viables.
  • Reducción de costos: Muchas medidas sostenibles, como la optimización de rutas o la mejora de la eficiencia energética, pueden llevar a una reducción de costos a largo plazo.
  • Acceso a nuevos mercados: Las empresas que adoptan prácticas de logística verde pueden tener una ventaja competitiva y acceder a mercados donde la sostenibilidad es altamente valorada.

2.1.3 Sostenibilidad Social

  • Salud y seguridad: Asegurar que las operaciones logísticas no comprometan la salud o seguridad de los trabajadores, clientes o comunidades circundantes.
  • Responsabilidad corporativa: Adoptar prácticas que reflejen un compromiso genuino con el bienestar de las comunidades y el medio ambiente.
  • Transparencia y comunicación: Mantener a los stakeholders informados sobre prácticas, objetivos y logros en términos de sostenibilidad.

2.2 Reducción de emisiones

La reducción de emisiones en la logística verde hace referencia a las estrategias y prácticas implementadas en la cadena de suministro para disminuir la liberación de contaminantes atmosféricos, especialmente gases de efecto invernadero (GEI), que contribuyen al cambio climático. Dado que el transporte es una de las principales fuentes de estas emisiones, la logística juega un papel crucial en los esfuerzos para combatir el calentamiento global.

En el contexto de la logística verde, la reducción de emisiones se centra en varios aspectos:

  • Medios de transporte más limpios: Adoptar vehículos que utilicen tecnologías de bajas emisiones o sin emisiones, como vehículos eléctricos, híbridos o aquellos propulsados por biocombustibles o hidrógeno.
  • Optimización de rutas: Utilizar software y tecnologías avanzadas para planificar rutas más cortas y eficientes, reduciendo así el tiempo y la distancia que recorren los vehículos.
  • Mejora de la eficiencia del combustible: Implementar prácticas de conducción eficiente, mantener los vehículos en buen estado y capacitar a los conductores para que conduzcan de manera más eficiente.
  • Intermodalidad: Combinar diferentes modos de transporte (por ejemplo, camión, tren, barco) para aprovechar las ventajas de cada uno y minimizar las emisiones totales.
  • Consolidación de cargas: Asegurarse de que los vehículos transporten cargas completas para maximizar la eficiencia y reducir el número total de viajes.
  • Almacenamiento eficiente: Diseñar y operar almacenes y centros de distribución de forma que se minimice la necesidad de movimientos y se reduzca el consumo energético, lo cual también disminuye las emisiones asociadas.
  • Promoción de la economía circular: Facilitar la reutilización, reparación y reciclaje de productos para reducir la necesidad de transporte de nuevos productos y materias primas.
  • Monitoreo y reporte: Medir y monitorear regularmente las emisiones de la cadena logística y establecer objetivos claros para su reducción. La transparencia en este aspecto es esencial para evaluar el progreso y rendir cuentas.
  Planeación estratégica: fases e implementación

La reducción de emisiones en la logística verde no solo contribuye a combatir el cambio climático, sino que también puede ofrecer beneficios económicos a las empresas, como la disminución de costos por consumo de combustible y el acceso a mercados que valoran prácticas sostenibles. Además, en muchas regiones del mundo, las regulaciones están volviéndose más estrictas respecto a las emisiones de GEI, por lo que adoptar prácticas de logística verde puede ayudar a las empresas a cumplir con estas normativas.

2.3 Eficiencia energética

La eficiencia energética en la logística verde se refiere a la optimización del consumo de energía en todas las operaciones logísticas, asegurando que se utilice la menor cantidad de energía posible para llevar a cabo una tarea o función, sin comprometer el desempeño. Es, en esencia, hacer más con menos energía.

En el contexto de la logística verde, la eficiencia energética se centra en varios aspectos:

  • Vehículos eficientes: Utilizar vehículos con tecnologías avanzadas que consuman menos energía por kilómetro recorrido o tonelada transportada. Esto puede incluir vehículos con motores más eficientes, vehículos eléctricos o híbridos, entre otros.
  • Optimización de rutas: Utilizar sistemas de planificación de rutas que reduzcan las distancias y tiempos de viaje, minimizando así el consumo de combustible y la energía utilizada en el transporte.
  • Mantenimiento de vehículos: Asegurarse de que los vehículos estén bien mantenidos, ya que un vehículo en buen estado tiende a consumir menos combustible que uno que no lo está.
  • Tecnologías en almacenes: Implementar sistemas de gestión energética en almacenes y centros de distribución, como iluminación LED, sistemas de climatización eficientes y paneles solares, para reducir el consumo de energía en estas instalaciones.
  • Formación y capacitación: Educar y capacitar a los empleados sobre prácticas de conducción eficiente y otras medidas para reducir el consumo de energía en sus tareas diarias.
  • Sistemas de información: Utilizar sistemas informáticos y tecnologías de la información para monitorizar y gestionar el consumo de energía en tiempo real, permitiendo la identificación y corrección de ineficiencias.
  • Diseño de la cadena de suministro: Revisar y reconfigurar la cadena de suministro para minimizar la necesidad de transporte o para utilizar modos de transporte más eficientes energéticamente, como el ferrocarril en lugar del transporte por carretera, cuando sea posible.
  • Energías renovables: Integrar fuentes de energía renovable, como la solar o eólica, en operaciones logísticas para reducir la dependencia de combustibles fósiles.

La eficiencia energética en la logística verde no solo tiene beneficios ambientales al reducir emisiones y el consumo de recursos naturales, sino que también puede ofrecer ahorros económicos significativos para las empresas. La reducción del consumo de energía suele traducirse en menores costos operativos, lo que hace que la eficiencia energética sea tanto una elección ecológica como económicamente prudente.

Logística verde cuáles son sus beneficios

2.4 Uso de tecnologías limpias

Es la implementación y adopción de tecnologías que tienen un impacto ambiental reducido en comparación con las tecnologías tradicionales. Estas tecnologías están diseñadas para minimizar la contaminación, reducir el consumo de recursos y mejorar la eficiencia en general, contribuyendo así a la sostenibilidad de las operaciones logísticas.

En el contexto de la logística verde, el uso de tecnologías limpias puede abordar diversos aspectos:

  • Vehículos de bajas emisiones: Se refiere a vehículos que emiten menos contaminantes que los vehículos convencionales. Esto incluye vehículos eléctricos, híbridos, vehículos propulsados por hidrógeno o biocombustibles, entre otros.
  • Sistemas de propulsión alternativos: Más allá de los motores a combustión interna, se están explorando y utilizando tecnologías como celdas de combustible a base de hidrógeno, sistemas eléctricos y otras fuentes alternativas de energía.
  • Software de optimización: Programas avanzados que ayudan a optimizar rutas de transporte, reduciendo distancias, tiempos y, por ende, el consumo de energía y emisiones.
  • Almacenamiento energético avanzado: Baterías de mayor capacidad y eficiencia o sistemas de almacenamiento de energía alternativos que permiten una operación más prolongada y sostenible de equipos y vehículos.
  • Sistemas de gestión energética: Tecnologías implementadas en almacenes y centros de distribución para monitorizar y controlar el consumo de energía, maximizando su eficiencia.
  • Automatización y robótica: Sistemas automatizados y robots que operan con alta eficiencia y precisión, reduciendo el desperdicio de recursos.
  • Materiales sostenibles: Uso de materiales de embalaje biodegradables, reciclados o de origen sostenible, que reducen el impacto ambiental asociado al embalaje y transporte de productos.
  • Tecnologías de información y comunicación (TIC): Herramientas y plataformas que permiten una mejor monitorización y gestión de la cadena de suministro, a menudo en tiempo real, facilitando decisiones más sostenibles.
  • Sistemas de refrigeración ecológica: En el transporte y almacenamiento de productos perecederos, se utilizan sistemas de refrigeración que emplean gases refrigerantes con bajo potencial de calentamiento global o tecnologías alternativas de enfriamiento.
  Planeación estratégica: fases e implementación

El uso de tecnologías limpias en la logística verde busca no solo reducir el impacto ambiental de las operaciones, sino también ofrecer ventajas económicas a través de la eficiencia y la adaptación a regulaciones ambientales cada vez más estrictas. Las empresas que adoptan estas tecnologías a menudo se posicionan mejor en el mercado, ya que responden a las crecientes demandas de los consumidores por prácticas sostenibles y responsables.

2.5 Minimización de residuos

La minimización de residuos en la logística verde se refiere a las estrategias y acciones implementadas en la cadena de suministro para reducir la generación de desechos y optimizar el uso de recursos. Esta práctica tiene el objetivo de disminuir el impacto ambiental y, a menudo, también lleva a beneficios económicos al reducir costos asociados con la disposición de residuos y el consumo de materiales.

En el contexto de la logística verde, la minimización de residuos puede abordar varios aspectos:

  • Reducción en la fuente: Implica adoptar prácticas y procesos que eviten la generación de residuos desde el inicio. Por ejemplo, optar por procesos de manufactura que utilicen menos materia prima o que generen menos subproductos no deseados.
  • Reutilización: Antes de descartar un producto o material, se busca la forma de darle un segundo uso. Por ejemplo, contenedores y palets pueden ser reutilizados múltiples veces antes de ser reciclados o desechados.
  • Reciclaje: Transformar residuos en nuevos productos o materiales para su reutilización. En logística, esto puede implicar el reciclaje de materiales de embalaje, componentes de vehículos viejos, entre otros.
  • Diseño de productos y embalajes: Crear productos y envases pensados para generar el mínimo residuo posible, ser fácilmente reciclables o ser biodegradables.
  • Optimización del embalaje: Usar técnicas y materiales que aseguren la protección del producto con la menor cantidad de material posible. Esto reduce tanto el material utilizado como el espacio necesario para el transporte, lo que puede llevar a una reducción en emisiones.
  • Logística inversa: Implementar sistemas para recolectar productos al final de su vida útil (como electrónicos o baterías) para su correcta disposición, reciclaje o reutilización.
  • Educación y capacitación: Proporcionar a los empleados la formación necesaria sobre la importancia de minimizar residuos y las prácticas para lograrlo.
  • Monitoreo y medición: Establecer sistemas para medir y monitorizar la generación de residuos en la cadena logística, permitiendo identificar áreas de mejora y evaluar la efectividad de las estrategias implementadas.
  • Cooperación con proveedores: Trabajar junto con proveedores para implementar prácticas de minimización de residuos en toda la cadena de suministro.

La minimización de residuos en la logística verde no solo es crucial para reducir el impacto ambiental y conservar recursos, sino que también puede ofrecer ventajas competitivas a las empresas en términos de reducción de costos, cumplimiento de regulaciones y mejora de la imagen corporativa ante consumidores cada vez más conscientes del medio ambiente.

2.6 Optimización del uso de recursos

La optimización del uso de recursos se refiere al proceso de utilizar los recursos disponibles (materiales, energía, tiempo, personal, capital, entre otros) de la manera más eficiente y efectiva posible, con el objetivo de lograr un desempeño óptimo con el menor consumo o desgaste de estos recursos.

En el contexto empresarial y particularmente en áreas como la logística, la optimización del uso de recursos puede tener múltiples dimensiones:

  • Eficiencia energética: Utilizar la energía de la manera más productiva, reduciendo el consumo innecesario y eligiendo fuentes de energía más sostenibles.
  • Maximización del espacio: Utilizar espacios de almacenamiento y transporte de la manera más efectiva, reduciendo áreas desaprovechadas y mejorando la disposición y rotación de productos.
  • Reducción de residuos: Implementar prácticas que minimicen la generación de desechos y promuevan la reutilización y el reciclaje.
  • Mejora en la planificación: Implementar sistemas avanzados de planificación y pronóstico para anticipar necesidades y adaptar la cadena de suministro, evitando sobreproducciones, faltantes o retrasos.
  • Optimización de rutas de transporte: Utilizar software y herramientas para planificar rutas de transporte que minimicen distancias, tiempos y costos.
  • Formación y capacitación: Capacitar al personal para que realicen sus funciones de la manera más eficiente, aprovechando al máximo sus habilidades y recursos disponibles.
  • Adopción de tecnologías avanzadas: Implementar herramientas y sistemas tecnológicos que permitan automatizar, monitorizar y mejorar procesos, asegurando un uso óptimo de los recursos.
  • Sostenibilidad en la adquisición: Optar por proveedores y materiales que sean sostenibles y eficientes en su producción y transporte, asegurando un uso responsable de los recursos en toda la cadena de suministro.

La optimización del uso de recursos no solo tiene un impacto positivo en términos medioambientales, al reducir el consumo de recursos y la generación de residuos, sino que también conlleva beneficios económicos para las organizaciones, al reducir costos y mejorar la eficiencia operativa. En un mundo con recursos finitos y creciente conciencia ambiental, la habilidad de una organización para optimizar su uso de recursos puede ser una ventaja competitiva clave.

2.7 Responsabilidad corporativa

La responsabilidad corporativa, también conocida como responsabilidad social corporativa (RSC) o responsabilidad empresarial, se refiere al compromiso que tienen las empresas de actuar de manera ética y contribuir al desarrollo económico mientras mejoran la calidad de vida de sus empleados, sus familias, la comunidad local y la sociedad en general. Esta responsabilidad va más allá de simplemente obtener beneficios económicos y aborda aspectos sociales, ambientales y económicos.

En el contexto de la logística verde, la responsabilidad corporativa se centra en cómo las empresas de logística y transporte gestionan y operan sus actividades de una manera que minimice el impacto negativo y promueva prácticas sostenibles y responsables. Algunos aspectos clave de la responsabilidad corporativa en la logística verde incluyen:

  • Gestión ambiental: Implementar prácticas que reduzcan la huella de carbono, minimicen el consumo de recursos, reduzcan la generación de residuos y promuevan la sostenibilidad en toda la cadena de suministro.
  • Relaciones laborales: Garantizar condiciones de trabajo seguras y justas para los empleados, ofrecer capacitaciones y oportunidades de desarrollo, y respetar los derechos laborales.
  • Ética y gobernanza: Operar de manera transparente, cumplir con todas las regulaciones y normativas pertinentes, y mantener altos estándares éticos en todas las operaciones.
  • Relación con la comunidad: Contribuir al bienestar de las comunidades en las que operan, ya sea a través de programas de responsabilidad social, apoyo a iniciativas locales o minimizando el impacto negativo de las operaciones logísticas en la comunidad (por ejemplo, reduciendo la contaminación acústica o el tráfico).
  • Relaciones con proveedores y clientes: Trabajar con proveedores que también sigan prácticas sostenibles y responsables, y ofrecer soluciones logísticas verdes a los clientes, ayudándolos a alcanzar sus propios objetivos de sostenibilidad.
  • Innovación y mejora continua: Invertir en investigación y desarrollo para encontrar nuevas formas de operar de manera más sostenible y eficiente, y estar dispuestos a adaptarse y cambiar en función de las necesidades del planeta y la sociedad.
  ¿Qué son las empresas centralizadas y qué las diferencia?

La responsabilidad corporativa en la logística verde reconoce que las empresas tienen un papel importante en la construcción de un futuro sostenible y que, al asumir esta responsabilidad, no solo benefician al medio ambiente y la sociedad, sino que también pueden encontrar nuevas oportunidades de negocio, fortalecer su reputación y crear relaciones más sólidas con clientes, empleados y otras partes interesadas.

3. ¿Cómo implementar la logística verde?

Implementar la logística verde en las empresas es un proceso que puede requerir cambios tanto en la mentalidad corporativa como en las operaciones prácticas. Aquí te proporciono una serie de pasos y recomendaciones para iniciar este proceso:

  • Compromiso de la dirección: El primer paso es obtener el compromiso y apoyo de la alta dirección. Una visión y misión claras relacionadas con la sostenibilidad pueden guiar a toda la organización hacia objetivos verdes.
  • Diagnóstico inicial: Realiza una auditoría o evaluación de las operaciones actuales para determinar la huella de carbono, el consumo de energía, la generación de residuos y otros indicadores relevantes. Este diagnóstico servirá como punto de referencia para medir el progreso.
  • Definición de objetivos: Establece objetivos claros y medibles relacionados con la sostenibilidad. Pueden ser a corto, medio o largo plazo, y pueden abordar diferentes áreas, como reducción de emisiones, minimización de residuos o eficiencia energética.
  • Desarrollo de un plan de acción: Basándote en los objetivos definidos, elabora un plan de acción detallado que indique qué acciones se llevarán a cabo, quiénes serán responsables y cuál es el cronograma.
  • Capacitación y sensibilización: Es fundamental que los empleados comprendan la importancia de la logística verde y sepan cómo contribuir. Organiza talleres, seminarios o cursos de formación para educar y sensibilizar al personal.
  • Cooperación con proveedores y clientes: Trabaja con proveedores que comparten valores de sostenibilidad y ofrece soluciones logísticas verdes a los clientes, creando una cadena de suministro más sostenible en su conjunto.
  • Monitoreo y evaluación: Establece mecanismos para monitorear y evaluar el progreso en relación con los objetivos definidos. Esto puede incluir herramientas de seguimiento, auditorías periódicas y reportes de sostenibilidad.
  • Comunicación: Informa a las partes interesadas (clientes, proveedores, accionistas, comunidad) sobre los esfuerzos y logros relacionados con la logística verde. La transparencia en este ámbito puede mejorar la imagen de la empresa y fortalecer la confianza con los stakeholders.
  • Revisión y mejora continua: La logística verde es un proceso continuo. Una vez alcanzados los objetivos iniciales, revisa y establece nuevos objetivos, adaptando y mejorando constantemente las prácticas en función de las necesidades y avances tecnológicos.
  • Incentivos y reconocimientos: Establece sistemas de recompensas o reconocimientos para aquellos equipos o individuos que hagan contribuciones significativas a la logística verde.
  • Implementación de tecnologías y prácticas sostenibles: Dependiendo de los objetivos, esto puede incluir la adopción de vehículos de bajas emisiones, sistemas de gestión de flotas, software de optimización de rutas, sistemas de energía renovable para almacenes, entre otros.

Tickelia es un ejemplo excelente de cómo las soluciones tecnológicas modernas pueden contribuir significativamente a las prácticas sostenibles y a la reducción del impacto ambiental de las operaciones empresariales.

Ventajas medioambientales de Tickelia y soluciones similares:

  • Política Cero Papel: La digitalización y automatización del proceso de gestión de gastos reduce o elimina completamente la necesidad de papel. En lugar de guardar, imprimir y presentar físicamente los recibos y reportes de gastos, los empleados pueden hacerlo todo digitalmente.
  • Tecnología OCR e ICR: La capacidad de reconocer y transcribir automáticamente la información de los recibos, incluidos los datos manuscritos, simplifica el proceso de registro de gastos. Esta tecnología no solo ahorra tiempo y reduce errores humanos, sino que también elimina la necesidad de copias físicas de los recibos.
  • Almacenamiento en la nube: Al guardar la información en la nube, las empresas no solo tienen un acceso más fácil y rápido a los datos, sino que también reducen la necesidad de almacenamiento físico y la impresión de reportes para archivo.
  • Gestión en tiempo real: La posibilidad de que los supervisores revisen y aprueben los gastos en tiempo real, ya sea a través del back office o de dispositivos móviles, optimiza el flujo de trabajo y evita la necesidad de impresiones y reuniones presenciales para la revisión de gastos.
  • Solicitudes digitales: La digitalización del proceso de solicitud y aprobación de anticipos refuerza aún más la política cero papel, eliminando formularios y procesos en papel.

Al implementar soluciones como Tickelia, las empresas no solo se benefician de la eficiencia y la optimización de los procesos internos, sino que también contribuyen activamente a la reducción de su huella de carbono. La reducción en el uso de papel y tinta no solo disminuye los gastos directos, sino que también reduce los costos ambientales asociados con la producción, transporte y desecho de estos materiales. En un mundo cada vez más enfocado en la sostenibilidad, adoptar estas soluciones tecnológicas es una decisión estratégica que beneficia tanto al planeta como a la organización.

Automatiza la gestión de la legalización de viáticos y gastos de viaje de empresa
Etiquetas
Compartir
Bea Naveros
Redactora de contenidos en Inology. Graduada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Autònoma de Barcelona.
  • Los artículos más leídos de Glosario
  • Redes sociales
    Últimas noticias
    Boletín
    Los artículos más
    leídos del Blog
    Solicitar demo

      Ver condiciones

      Artículos relacionados

      En este artículo exploraremos en detalle qué es la tasa de usura en Colombia, su importancia y cómo puede influir en las decisiones financieras de

      ...

      Conoce qué es el encaje bancario, su influencia en la liquidez del mercado, importancia y el impacto que tiene en el sistema bancario y en

      ...

      Una de las formas de clasificar a las empresas es según su estructura organizativa, y en este contexto, las empresas pueden ser centralizadas o descentralizadas.

      ...

      Solicitar una demostración

        Inscríbete al Webinar rellenando este formulario

          ¡Inscríbete a nuestro Webinar Flash!

          No te vayas sin antes inscribirte a nuestro Webinar Flash de 20 minutos, sin costo y en vivo, que te permitirá descubrir cómo automatizar la gestión de gastos y viáticos de empresa, y cómo reducir tiempo y dinero invertido en el proceso