Nuestro blog

¡No te pierdas nada sobre Tickelia, la gestión de hojas de gasto y los viajes de empresa!

¿Cuáles son las consecuencias fiscales de las hojas de gasto?

¿Cuáles son las consecuencias fiscales de las hojas de gasto?

La gestión de las hojas de gastos es una tarea necesaria en las empresas, ya que una buena parte de los empleados desarrollan su trabajo fuera del espacio físico de la empresa.

¿Qué son las hojas gastos?

Son documentos en papel o digitalizados que integran una serie de campos, y donde constan los datos necesarios para gestionar y justificar de manera adecuada todos los gastos en los que inciden los trabajadores en concepto de dietas y desplazamientos.

¿Qué campos contiene?

Los campos que suelen contener son:

• El nombre de proveedor.
• Concepto del gasto.
• Importe.
• Fecha.

Algunas empresas establecen campos adicionales con el objetivo de mejorar la gestión de este. Todos los datos que contienen las hojas de gastos forman parte de la contabilidad de la organización y de sus liquidaciones tributarias.

Los gastos en dietas que superen los límites reglamentarios serán consideras rendimiento del empleo monetario y se tendrán que tener en cuenta para el cálculo de la retención.

Las empresas deberán ver qué apreciación hace la Ley del IRPF respecto a los trabajadores de esos gastos, si los considera rendimientos del trabajo, monetarios o en especie o exentos de tributación. Los gastos de desplazamientos, manutención y estancia están incluidos con carácter general entre los rendimientos íntegros del empleo. Pero, excepcionalmente y al amparo que consta en el artículo 17.1.d) de la LIRPF, el artículo 9 del RIRPF.

Las dietas y los gastos de viaje, siempre que estén incluidos dentro de los límites que establece el artículo 9 del Reglamento del IRPF, no se integrarán en los rendimientos del empleo percibidos por el trabajador, estos serán considerados rendimientos monetarios y por eso se tendrá que tener en cuenta para el cálculo de la retención, además de declarados en los modelos 111 y 190 por parte de las empresas.

El gran problema que tienen las empresas son las implicaciones fiscales, ya que lo van a encontrar en la justificación de los gastos para la deducción del Impuesto sobre Sociedades como del Impuesto sobre el Valor Añadido.

En el caso de las implicaciones fiscales para las empresas, la mayor parte de la problemática la van a encontrar en la justificación adecuada de los gastos para su deducción tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el Impuesto sobre el Valor Añadido.

Todas las hojas de gastos serán incluidas en la contabilidad de las organizaciones, y puesto que la autoliquidación del Impuesto de Sociedades siempre parte del resultado contable según las normas del Código de Comercio, todas las cantidades satisfechas por las compañías solamente constituirán los gastos fiscalmente deducibles, siempre y cuando se cumplan con todos los parámetros legales en los términos de contabilidad, devengo, correlación de ingresos y la de los gastos y justificantes que están establecidos en el artículo 19 de la Ley del Impuesto.

Respecto al IVA, si no se posee la factura simplificada o completa no se podrá deducir el IVA soportado, no obstante, en el caso del IS se podrá deducir el IVA, siempre y cuando se acredite la realidad de la operación que genere el gasto y si no es así, no se podrá deducir.

Si no se está en posesión de factura completa o simplificada no se podrá deducir el IVA soportado en ningún caso, en el ámbito del IS se podrá deducir siempre que se acredite la realidad de la operación que genere el gasto.

La deducción del IVA soportado solo se podrá deducir el IVA devengado que se haya soportado en España, quedan excluidas las islas Canarias. No obstante, los únicos documentos que son válidos para la deducción del IVA soportado son aquellas facturas o facturas simplificadas que cumplan con todos los requisitos según el reglamento de facturación.


 Artículos relacionados

 

Etiquetas: Contabilidad y Fiscalidad